El amor no duele

El amor no duele porque te deja ser libre desde que éste nace. No te quiero a mi lado si solo vas a controlarme en lugar de quererme, tampoco si vas a ser enfermedad y no cura. Me necesito sana, salva y entera, no me enseñes a golpes ni a gritos que valgo más de…

Te quiero

Voy a romper barreras y a impedir que las palabras se las lleve el viento sólo para demostrarte que te quiero, que quiero estar contigo. Porque somos imperfectamente compatibles pero si de alguna manera nos atrevimos a cruzarnos es porque quizás el destino, en el que no creo, tenía algo bonito preparado para los dos….

Hay personas que jamás regresan

No me gustan las despedidas cuando se trata de no volver a ver a alguien al que quieres. Porque yo he perdido a gente que amaba sabiéndolo o sin saber, y hoy me invaden lso recuerdos para avisarme de que quizás podría haberme desvivido mas por ellos. Tengo gente que se esconde en las estrellas…

Prometiste quedarte

No le hables de promesas a quien las rompe todas. Por eso decidí dejar de imaginar futuros contigo…porque sabía que algún día dejarías de estar…y ese día llegó más pronto que tarde. Jamás te exigiría nada, pero quien no cumple lo que escupe por la boca al final se queda en el olvido. Porque dijiste…

Carta al chico del que me enamoré

Carta al chico del que me enamoré Hola, nos conocemos y bastante bien. Necesito contarte cómo ha sido mi vida desde que me enamoré de ti, desde que te fuiste, desde que saboreé en mis propias carnes qué es sentirse lleno con alguien al lado. Espero que estés bien aunque no sea conmigo, pero no…

Prometo cambiarte la vida

No te prometo toda la vida pero sí cambiártela. Que dé un vuelco cuando me vea llegar y que no vuelva a ser la misma si me marcho. Porque quiero demostrarte que las chicas locas también sabemos querer de verdad y que merece la pena romperse el corazón por alguien sincero. Te quiero a mi…

Cuando vuelvas ya no estaré

Siempre he sido de hablar en tiempos futuros pero nosotros somos ciudadanos de mundo tan paralelos que sólo valen los punto y final. Porque eso que regamos en el pecho ya está marchito, porque me has roto el corazón en tantos trozos que ni con tiritas soporta la caída. Cuando quieras regresar ya no estaré…