Lo que nunca me atreví a decirte

el

gjhTengo los nervios encerrados en el armario porque ya se han apoderado de mi bastantes veces.

La lengua me tiembla, mis labios dudan y la voz no sé si saldrá tal y como quiero, y menos aún las palabras.

Recuerdo cuando para ti era la única persona capaz de callar a los lobos de tu estómago, que me merendabas encima de la mesa y después presumías de menú en sueños. No me olvido de esas noches en las que nos amábamos tanto que era difícil distinguirnos de las sábanas.

Y aquí seguimos, igual que siempre, que me sigues mirando mientras te tiemblan las piernas, que no se sabe si esto cambiará alguna vez.

Por algo odio el tiempo, siempre está la duda de  con qué te sorprenderá a la vuelta de la esquina ese maldito necio.

Así que aprovecho para decirte todo lo que en sus día no te dije, lo que no me atrevo a contarte ni con los ojos cerrados, ni tú dormido, eso que se me anuda en el cuello y me frena el corazón.

Tengo el vicio de hacer todo de golpe, de que me dé igual lo que pase después.

Y ahora, la adrenalina me consume porque me he dado cuenta de que lo intentaría por ti cien o hasta mil veces si hiciera falta, te pediría unos segundos de tu vida, hasta incluso te afirmaría lo evidente, que te quiero sin pensar en lo que vendrá después.

Te quiero en silencio porque no encuentro otra forma de hacerlo sin que se me note demasiado, porque perdí el sentido de la valentía en el camino, porque tengo miedo a tenerte y después perderte sin más.

Voy a capturar nuestra historia en tan solo un segundo para guardarla en mi álbum de recuerdos por si decides salir por la puerta.

Una vez me contaron que el amor iba en un pack, dos por uno, dolor y felicidad por amor. Difícil elección para aquellos que lo temen.

Aquellos como yo, pero que cuando encuentran a personas como tú, se les forma una sonrisa en la cara y les da igual el sufrimiento.

Quiero ser  solo tuya todo el tiempo que nos permitan y sobre todo y más importante, dime que a pesar de todo, por mucho que pasen los años seré algo en tu vida.

 

Que ojalá después de decirte esto me vengas, me mires, me sonrías y digas que tú también me necesitas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s