NO es NO

el

HKBTe voy a llamar Lucía, o Sara o Marina por decir un nombre. Porque llamarte “la chica de la manada” me parece algo demasiado asqueroso, así sin más, haciendo que las bestias se apropien de alguien que jamás fue ni será suya. Así que Lucía, por ponerte nombre, cabeza y corazón.

Quiero decirte que yo si Te Creo, que el mundo está contigo y con todas aquellas que en su día sufrimos el machismo en nuestras carnes, los abusos y vejaciones. Quiero decirte que no estás sola, que te acompañamos en la lucha, una manada de lobas que pelean por el respeto y la igualdad.

Noches a De alcohol, de copas de más y de seguir bailando. Qué hay de malo, que más de una se fue con alguien a media noche y no por ello es más puta, que más de una hemos sido plato de baboso con la mirada, de comentarios camuflados de piropos y con complejo de insulto. Y ya estoy cansada de que se me diga “ten cuidado por la noche” en lugar de educar desde la cuna y hacer ver que NO es NO. Que si no quiero no me fuerces, que si quiero serás el primero en saberlo.

Estoy cansada de que se dude de mi verdad, de que se me juzgue por mi escote o el …y que la excusa de las violaciones sea la longitud de mi falda. Se nos hace víctimas por querer vivir igual que el sexo opuesto, se nos asesina por ser mujer y sí, ojalá las que hoy no están pudieran gritar al viento que nadie las calla, pero lamentablemente, si no te matan te violan, si no te violan, has tenido suerte…

Querida lucía, por llamarte de alguna manera. No quiero ni imaginarme por lo que estás pasando, los lobos aullán por la noche y las pesadillas en forma de grito se te anudarán a la garganta, pero vengo a decirte que no estás sola, que venimos a la guerra para salir victoriosas, que aunque los de arriba no nos escuchen, que aunque los que mandan hagan oídos sordos a nuestras exigencias, no estás sola.

Que aunque la ley nos deje más desnudas que cualquier sabueso tienes mi mano, mi voto y mi grito.

Querida Lucía, o también te puedo llamar Diana, Marta, Sandra…. Y como todas aquellas que no pudieron vivir para contarlo, aquellas que fueron protagonistas del peor final de cuento, en los que la bruja era hombre con piel de cordero.

Yo os prometo que todo cambiará, que la marea morada ha llegado para quedarse, que pediremos que se enseñe desde bien niños, que no se nos volverá a culpar por ser violadas…yo te prometo Lucía que sí te creo, de verdad que te creo, que estoy contigo hasta que nos falte el aliento…que las mujeres somos fuertes.

Quítame la ropa, pero solo si yo te lo pido, si me dejo, si tengo ganas y ningún miedo. No me toques, me hieras ni me fuerces, que valgo más que cualquier machirulo de profesión. Que soy persona, con eso basta.

Querida Lucía, yo sí te creo.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s