Papá

el

papNo sabría cómo empezar a expresarme, pero gracias, eternamente agradecida.

Gracias por ser el hombre de mi vida,

desde siempre,

desde que abrí los ojos por primera vez y te agarré fuerte con mi mano diminuta.

Tú siempre luchando contra dragones y acunándome cuando el miedo asoma.

El único capaz de hacerme llorar riendo, de sacar lo mejor de mí y ser sol en mitad de la tormenta.

Papá,

cuatro letras pero eso que lleva dentro es demasiado grande como para caber en una palabra,

pero sí en el corazón.

Gracias, por enseñarme a crecer bien,

por enfadarte cuando era necesario,

por ser guerrero, marinero, gigante y huracán.

Cuando dicen que nadie es imprescindible en esta vida, debo gritar que se equivocan.

Porque padre solo hay uno,

y si ese uno se va jamás vendrá otro que le sustituya,

dejará un hueco en el pecho,

un vacío en el estómago que solo esas personas indispensables e irremplazables saben crear.

Papá, aunque no sea de decírtelo mucho, estaría dispuesta a bajar la Luna por ti, comprarte estrellas y pelear con quien haga falta.

Gracias por conseguir esos abrazos que paran el tiempo y las penas,

por tratarme como princesa pero enseñarme que también soy guerrera.

Por apoyarme y aconsejarme, por ser el único hombre de mi vida que no me hará daño.

Si me preguntasen qué quiero ser de mayor les respondería con tu nombre,

porque personas así no se encuentran en todos lados, y sí, es de admirar.

Por todo esto y mucho más,

gracias,

 

papá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s