Textos ganadores de los Premios Irene Jotadé

el

1er PREMIO PROSA POÉTICA: NOS LO CONTARON ASÍ (Sandra Pérez Abad)

Quien dijo que había muchos peces en el mar, no fue ingenuo ni gilipollas, simplemente quiso aferrarse a la esperanza y no pensar que, por muchos
peces que haya, a veces, ninguno necesita de tu aire para respirar. Porque nunca te dicen que, para alguien alérgico a los cítricos, el medio melón
es lo mejor que le ocurrirá en la vida. Que una media naranja puede resultar demasiado ácida y solo darte amor básico.
Tampoco nadie piensa en esa margarita que siempre lleva la negativa por delante ante la pregunta de los enamorados.
A lo mejor siempre responde con “no me quiere” porque ella se queda prendida de quien la arranca de su raíz. Y, por ello, se niega a que entregue  ese amor a otra flor. Quizás las margaritas nacieran egoístas y nadie lo supo ver.
Pregúntale también a quien haya sufrido un desamor si gracias al dolor ganó la lotería. Busca en la puerta de un casino al mejor jugador de póker y que te cuente qué carta le devuelve el amor cuando intenta comprarlo. Sin ir más lejos, piensa cuántas bodas salen bien en Las Vegas, o cuántas son verdad, directamente.
Podrás seguir jugando cuanto quieras, el valor de lo que pierdas o ganes será tu responsabilidad. Pero recuerda que no todo vale en el amor y en la guerra. Para empezar, porque nada debería unirlos en una misma frase. Y porque los principios nunca son algo que se deba poner en juego o convertir en consecuencia de la suerte de otro.
¿Sigues creyendo que los polos opuestos se atraen? No lo niego, pero la atracción desaparece cuando no superas disidencias ni eres capaz de aceptar
otra opinión. Y compartir algunas pasiones me parece, sin duda, un síntoma más positivo que de hundimiento.
Inconscientes y vulnerables por naturaleza, somos casi humanos aferrados a un clavo ardiendo –por aquello que dicen que se pierde solo antes de morir–. Tanto, que enseguida tratamos de reemplazar un clavo por otro. Seguro que ese consejo no lo inventó alguien lleno de agujeros ni con adicción excesiva al martillo y los golpes al vacío. Es justamente -aunque injusto también- a base de golpes cómo entendemos que no es el tiempo la cura para todos los males. Depende de la actitud con la que afrontes las cicatrices y si decides aprender para futuros baches.
Nos lo contaron así.  Pero quizás la vida se cansó de estar preestablecida, quizás el amor se olvidó de las flechas de Cupido.

 

2º PREMIO PROSA POÉTICA: LA INTERSECCIÓN DE DOS VERSOS (Laura López)

Hay labios que están destinados a morir juntos, abrazos que si los da la persona correcta son capaces de curar hasta la hemorragia más interna.
Hay lunares que solo se encuentran una vez en la vida y solo lo hace la persona correcta, caricias que te erizan la piel si son de esas manos que te
mueres por agarrar y no soltar nunca. Hay miradas que dicen mucho más que las palabras y lenguas que con sólo rozarse se entienden más que diciendo nada.
Hay personas que aparecen un día de agosto, sin esperarlo y serán tu perdición… y aunque lo sepas, no serás capaz de huir de eso porque sabes
que vas a estar bien en ese desastre. Tan bien que te dará igual si lo estás haciendo mal, solo querrás salir huyendo del mundo con esos labios.
Hay risas que provocan mucho más que algunos gemidos, y el resto de los 5 sentidos que puedas imaginarte con esa persona.
Habrá un momento justo en el que sientas que es la correcta, que no puedes salir de ahí ni aunque quieras.
Y nunca vas a querer.
Y ahí estaba yo, volviendo a los sitios donde hicimos poesía, y en ninguno te encontré de nuevo.
Hice preguntas a cada uno de los rincones que nos vio abrazarnos, besarnos como si no nos fuéramos a ver nunca más, y sólo susurraban que no habían visto unos labios quererse con tantas ganas.
Ahora estoy en campo abierto, corriendo hacia ningún sitio buscándote hasta donde sé que no estás, porque no sé qué droga es peor si la tuya, o tú que eres la mía y ahora entiendo el significado de la palabra “adicción”.
Que no necesito nada más si estoy contigo, no hay nadie que pare a un corazón ardiendo, que le diga que frene cuando lo que más quiere es acelerar
y estrellarse hasta sentirlo todo.
Necesito verdades que salgan de tu boca o que me calles con ellas en cualquier calle a oscuras de Madrid, porque ya sabes que lo nuestro es la
química… aunque la poesía de mis piernas cuando me tocas es caso aparte.
No puedo parar esto, cada vez necesito más y no encuentro respuestas para tantas de las preguntas que te haría y no he tenido sentimiento más fuerte que el que siento al verte sonreír.
Con todo en contra, a contracorriente y sin que nadie lo supiera me enamoré, un día cualquiera, algo que surge sin querer, sin esperarlo, sin planearlo.
El beso que no quería dar pero me moría de ganas por él, y las noches de después recordando cada detalle de tus caricias.
No estoy preparada para dejarte ir, ya tengo la tierra cayendo encima mía y sigo sin querer (ni poder) salir de aquí.

1er PREMIO MICRORRELATO: CENA SEPARADOS (Ana Hidalgo)

Llegó el repartidor con cena para dos… pero tú no.
Sentada te esperaba mientras la cena se enfriaba, como nosotros hacía tiempo.
Empezó a llover fuera y en mis ojos.
Como no aparecías, se sentó ella a mi lado. Entre la nostalgia y yo, devoramos aquellos fríos e insípidos platos.
Miré el móvil: la única que escribía era mamá preguntándome qué tal la noche.
Entré en la cama. Sin recoger. Sin contestarle.
Antes hubiera sido porque con cariño y pasión estaríamos celebrando nuestro aniversario. Pero esa noche, solas la nostalgia y yo; no.
Porque te fuiste… y ya no vendrías.

2º PREMIO MICRORRELATO: EL TRAYECTO SOÑADO (Laura Galicia)

Quedaban muchas horas de viaje en aquel coche.
Él iba a mi lado y sentía que me acariciaba lentamente el pelo. Era mi amigo pero yo llevaba enamorada de él seis años.
Al bajar del coche me dijo que no dejaba de pensar en mí. Pasamos el día paseando por las orillas del río y jurándonos cosas que yo llevaba toda la vida
queriendo escuchar.
Me desperté. Aún quedaban dos horas para llegar.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Muy buenos relatos llenos de ternura y encanto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s