No hay nadie como tú (y por eso vales tanto)

No hay nadie como tú (y por eso vales tanto)

No hay dos personas iguales, eso está claro. Pero si tan seguro lo tenemos ¿por qué nos empeñamos en compararnos con los demás? 

Creo que más bien que fijarnos en el resto para ser iguales deberíamos mirarnos al espejo y aprender de nosotros mismos. 

Que no digo que nadie nos pueda enseñar pero tendemos a machacarnos cuando vemos algo supuestamente más perfecto a lo que tenemos nosotros. 

Hablo de cuerpos, de estaturas, de dinero, de trabajos, de amistades, de parejas, de aspiraciones… Nos martirizamos por no seguir cánones ni estilos de vida de película. Y digo yo… ¿Por qué no dejar de torturarnos y aprender a valorar lo que tenemos y cómo somos?.

No hay nadie como yo ni como tú y por eso valemos tanto, porque ni en mil millones de personas volverán a encontrar nuestros ojos, nuestra sonrisa o nuestras palabras. 

Es cuestión de actitud y de amor propio, sé que es más fácil decirlo que hacerlo pero si presumimos muchas veces de ‘no ser como el resto’… ¿Por qué no hacerlo todo el tiempo y creérselo de verdad?

Es normal tener bajones y estar mal, lo raro sería ser feliz todo el tiempo, cosa casi imposible. De esos malos momentos se sacan los mejores y de todo ello, tras esa bola negra que quizás te tapa el sol…. estás tú, perfectamente imperfecta como se suele decir, perfectamente imperfecto, con tus más tus menos y tus regulares… pero a la gente le gustan las personas así: reales.

Disney nos metió demasiadas ideas en la cabeza que no siempre se cumplen y no por ello somos más desdichados.

 Aprende a valorarte con lo que tengas, que la autoestima alta es la mejor de las armas en cualquier batalla, la armadura más fuerte y la zancada más lejana.

 La gente que realmente te quiere lo hará hasta con los ojos cerrados sin compararte con los demás y si lo hacen entonces es que no debería estar junto a ti.

No hay nadie como tú y por eso vales tanto, con tus marcas, tus heridas, tu pasado, tu presente, tus dudas, tus estrías y tus miedos. 

Todo ello te hace ser tú, y yo sinceramente no lo cambiaría por nada del mundo. 

Hay que sentirse muy orgullosa de ser una única estrella en este exigente mundo.

Obra protegida por derechos de autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s